Tu sangre será el abono

Rugen los tambores de la muerte sobre tus oídos.
Tú vista, antes vivaz y dura, se torna suplicante.
No puedes gritar, no hay forma de escapar a tu destino.
Labraste paso a paso tu futuro sobre engaños y embustes
y ahora clamas el perdón que tú no diste.
Sembraste el odio a tu alrededor, y ahora
recoges el fruto de tu fascismo.
La tierra bajo tus pies se volvió yerma,
se contagió de la aridez de tu alma
y la lluvia ácida que son tu lágrimas
terminaron por quemar la libertad que allí creció.
Ahora añoras el poder que un día te hizo digno
de mirar a la muerte a la cara y ser su lacayo,
de servir a la vieja dama y construir tu trono de oro y sangre,
mas la traición que tanto usaste se volvió contra ti
y aquella que nos segará de este mundo
será quién vengue el santo nombre de la libertad.
Llora, implora clemencia, gime en tu último aliento,
el veredicto es unánime, no tienes salida.
Morirás ante los ojos de la humanidad
que por tu ansia de poder mancillaste
y tu sangre será el abono que hará brotar de nuevo
la esperanza y la libertad por toda la tierra.

MMC.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s